Es común que nuestros hijos vean la misma película muchas veces y en distintos horarios. Nosotros como adultos nos preguntamos el por qué de esta situación.

¿No se cansan de ver lo mismo? No. La respuesta está en el funcionamiento de su cerebro que está preparado para aprender por medio de la repetición de patrones.
La habilidades físicas, prácticas y hasta el sentido de cómo funciona el mundo a su alrededor los hacen perfeccionarse mediante la repetición.
La primera vez que ven una película de su gusto, se le hace un poco difícil seguir un argumento sencillo porque no entienden del todo la historia contada.
Así, cada vez que repiten la película se sienten más confiados porque entienden mejor que pasa en la historia, logrando mejorar sus habilidades cerebrales.

Joan Wenter, doctora en psicología del desarrollo, lo explicaba mejor al afirmar que “una vez que un niño ha dominado el diálogo de una película o la letra y baile de una canción, quiere celebrar su éxito participando de lo que ha visto, así que quiere continuar viendola”.

Sentirse seguros y competentes al poder anticipar qué sucede a continuación los hace sentir felices. Además la repetición los ayuda desarrollar un lenguaje propio, a tener un punto de vista de las cosas y entender mejor el desarrollo de la historia.

ULTIMA REVISTA

facebook: lacapitalhistorica.com.ar
Bájate la revista en: http://lacapitalhistorica.com.ar/revistas/92.pdf

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here